En el lecho de muerte

27 octubre 2010

El marido, en su lecho de muerte, llama a su mujer. Con voz ronca y muy débil, le dice:

– Muy bien, llegó mi hora, pero antes quiero hacerte una confesión.

– No, no, tranquilo, no hagas ningún esfuerzo.

– Pero, mujer, es preciso – insiste el marido – Es preciso morir en paz. Te quiero confesar algo.

– Está bien, está bien. ¡Habla!

– He tenido relaciones con tu hermana, con tu madre y tu mejor amiga.

Ella muy afectada le dijo:
Lo sé, lo sé ¡¡¡Por eso te envenené!!!

Share

Tags: ,


Responder


Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información