El niño y el tren

1 febrero 2008

¡¡¡¡Es que los castigos funcionan!!!!

Una madre estaba en la cocina mientras escuchaba jugar a su hijo en la sala con su tren eléctrico nuevo. Entonces escucha que el tren se detiene y su hijo dice:

– ‘¡Todos los hijos de p…. que quieran bajarse, háganlo ahora porque esta es la última parada! ¡Y todos los hijos de p… que van de regreso y se quieren subir, metan sus culos dentro del tren ahora porque vamos a partir ya de una p… vez!’

La madre entra en la sala y le dice a su hijo:

– Nosotros no usamos esa clase de vocabulario en esta casa. Ahora ve a tu cuarto y te quedas allí durante 2 HORAS. ¡Cuando salgas, puedes volver a jugar con tu tren, por supuesto usando un vocabulario agradable y decente!

Dos horas más tarde, el niño sale de su cuarto y comienza a jugar de nuevo con su tren eléctrico. Pronto el tren se detiene y la madre escucha a su hijo decir:

– ‘Todos los pasajeros que vayan a apearse del tren, por favor recuerden llevarse todos sus objetos personales consigo. Les agradecemos que hayan viajado con nosotros y que el día de hoy haya sido placentero. Esperamos que viajen de nuevo con nosotros próximamente, muchas gracias.’

La madre escucha feliz como el niño continúa:

– ‘Para aquellos que estén subiendo en esta parada, les pedimos que coloquen todas sus cosas debajo de sus asientos. Recuerden que está prohibido fumar dentro del tren. Esperamos que tengan un viaje relajado y placentero con nosotros en el día de hoy…’

La madre sonríe desde la cocina satisfecha porque el castigo ha funcionado, cuando, de pronto, el niño agrega a todo pulmón:

– ‘¡Y… para aquellos que estén encabro… por el retraso de ¡DOS HORAS!… reclámenle a la hija de p… que está en la cocina!’

Share


Responder


Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información